Quienes somos

Quienes somos
Somos Ángeles y Javier, de Jerez de la Frontera. Estamos en el camino para reencontrarnos con nuestro trocito de corazón oriental, que nos espera en China o Vietnam. A pesar de esta larga espera, seguimos muy ilusionados y estamos deseando que llegue el momento de abrazarnos y cerrar el círculo de esta familia.

Cocha de los 100 deseos

Cocha de los 100 deseos
¿Me ayudas? Escríbeme: achacon13@gmail.com

28 de noviembre de 2015

Aprendiendo

Ayer hizo cuatro meses desde que te pusieron en mis brazos. Cuatro meses de alegria infinita.

Cuatro meses de aprendizaje: aprender a consolarte cuando lloras; aprender que cuando me miras y me sonries y me dices "mamá" soy todo para ti en ese momento; aprender a llevarte de la mano cuando empiezas a dar los primeros pasos y a estar ahí para recibirte cuando  te atreves a soltarte; aprender que tus sueños son más tranquilos cuando yo te acompaño junto a tu cama.

Y sobre todo aprender que el AMOR con mayúsculas siempre puede tener cabida en nuestro corazón.

Cuatro meses en los que la vida nos ha dado un vuelco y en los que día a día damos gracias porque nos adoptaste y aceptaste en la tuya.

21 de julio de 2015

Los últimos días en soledad

No es estrictamente en soledad, pero... se acabaron las celebraciones de aniversario de dos, los cumpleaños de dos, las fiestas de dos, las mañanas de Reyes de dos.

Muchos años nos hemos pasado brindando, y pidiendo el deseo de que fuese la última vez que fuesemos sólo dos, que ojalá al año siguiente ya fuesemos tres.

Y la verdad es que no nos lo esperabamos que iba a llegar ya. Cuando ya empezabamos a desesperar (bueno, más yo que Javier, la verdad), se encendió la vela verde de la esperanza y ha llegado Daniel Xiao.

El próximo sábado 25 de julio volamos ya a Beijing y de allí a Hohhot, donde el lunes nos encontraremos con Daniel.

Decir que no estoy aterrada sería faltar a la verdad, porque después de tantos años, me enfrento a este gran cambio en nuestra vida, pero no por eso menos deseado. Tengo muchísimas ganas de verle su carita, de abrazarlo, de consolarlo si llora, de jugar con él.

Pero sé que no soy la única: Javier mismo se le ve más feliz desde que ya sabe a ciencia cierta que por fin es papá. Afronta con la misma ilusión este viaje, y tiene las mismas ganas si no más de estar con él. Va a ser todo un padrazo, lo sé.

A todo ello, hay que sumar a la familia y amigos, que están tan nerviosos e ilusionados como nosotros porque Daniel Xiao forme por fin parte de nuestras vidas.

La verdad es que no me esperaba esta reacción tan marcada: sí es cierto que sabía que se alegrarían por nosotros, pero no como me lo están demostrando, como si fuese su propio hijo el que va a venir.

Ya casi no nos queda nada para viajar, pero  estos días se me hacen mucho más largos que los demás.

Espérame Daniel que ya vamos.

3 de julio de 2015

Mi hilo verde

Pasó el tiempo, y lo que empezó siendo un hilo rojo, de un ovillo muuuuy laaaarrrgo, se terminó enredando y enganchando en un ovillo verde. 

Dios, el destino, la vida, ha querido que lo que empezamos con tanta ilusión hace más de 10 años, haya por fin terminado. y la pequeña princesita que imaginabamos, la que creíamos que vendría, se ha transformado en un pequeño dragón. 

Hoy, diez años y medio más tarde desde que iniciamos en la Junta de Andalucía nuestra andadura adoptiva, nos han asignado ya a NUESTRO HIJO: Liu Xiao Yu. 

Nuestro pequeño dragón, con su carita de pillo, y sus 9 meses recién cumplidos ha venido a ocupar nuestros corazones, y ya  no lo abandonará. Liu Xiao Yu se llamará Daniel Xiao y es de Inner Mongolia.

Nos queda aún poco menos de un mes para viajar a recogerlo. Este tiempo es aún más duro de soportar que l os que ya llevamos, pero con la ilusión de preparar sus ropitas, su habitación, mientras miramos nuevamente su foto y nos embelesamos con su sonrisa y sus ojillos alegres. 

La espera por fin ha terminado. Atrás quedan los tiempos de desesperanza por la lejanía para tener a nuestro bebe, nuestras penas, el tener que soportar las eternas preguntas de para cuando llegará. 

Ahora por fin podemos decir que ya somos padres, y sólo nos queda ir tachando los días para viajar a China.

26 de mayo de 2015

Carta a una madre - De Kathy Lynn Harris

Voy a reproducir una entrada de un blog escrita por Kathy Lynn Harris, una autora de Texas que vive en Colorado que he encontrado en otro blog de adopcion. Me ha parecido tan bonita que me parece mejor reproducirlo entero que pegar únicamente el enlace de la traducción. 
 

~Kathy Lynn Harris ha escrito dos novelas y tres libros para niños. También ha publicado cientos de artículos en revistas, poemas, relatos breves y ensayos. Su trabajo se ha incluido en numerosas antologías. Puedes saber más sobre ella en su blog.


Querida madre de un hij@ adoptad@,

Te veo en las clases de formación para la adopción. Te veo en la ECAI. Te veo en el cole de mi hijo. Te veo en internet. Te veo a propósito. Te veo sin querer.

No importa. El asunto es que te conozco. Reconozco esa fiera determinación. El coraje. La lucha. Porque todo lo que tienes vino de una decisión, y nada de lo que tienes ha sido fácil. Eres el tipo de mujer que Hace Que Las Cosas Pasen. Después de todo, tú hiciste que pasara, tu familia.

Quizá lo soñaste. Quizá tuviste que convencer a tu pareja de que era lo que había que hacer. Quizá lo hiciste sola. Quizá te dijo la gente que tenías que contentarte con lo que ya tenías. Quizá alguien te dijo que, sencillamente, no podías tener un hijo, este hijo cuyo pelo ahora quitas con tanto cariño de su cara. Quizá alguien te advirtió sobre lo que le pasó al amigo de la vecina de tu primo. Quizá les ignoraste a todos.

Puede que lo planearas durante años. Puede que de pronto te llegara la oportunidad. Puede que gastaras los ahorros de tu vida para ello. Puede que no fuera tu primera opción. Pero puede que sí.

No importa cómo, te conozco. Y veo cómo aguantas con fuerza. A veces con incluso demasiada fuerza. Porque, eso es lo que hacemos ¿no?

Sé todos los libros que leíste en aquel entonces. Los que todo el mundo lee sobre pautas de sueño y el uso de pañales de tela frente a los desechables, sí, pero y los otros libros también. Los que hablaban sobre los trastornos de vinculación, sobre los bancos de leche materna, sobre los niños que nacen adictos al alcohol, la cocaína o la meta. Sobre los retasos cognitivos, los deficits del lenguaje. Sobre las consultas psicológicas, las retenciones de hacienda, los pro y los contra de las adopciones abiertas, los derechos legales.

Conozco bien las entrevistas, los informes sobre el pasado, la documentación, los informes económicos, las visitas a casa, las referencias. Conozco los cursillos, tantos cursillos. Conozco la frustración del papeleo sin fin. Las horas pasadas haciendo cuentas, vendiendo cosas y organizando cualquier evento posible para recaudar el dinero suficiente.

Sé cómo nunca se te fue de la cabeza lo que querías.

Sé sobre la llamada de asignación, la revolución interna que te lleva a estar en una nube y más arriba. Y luego bajar porque, ya sabes, las cosas pueden torcerse.

A lo mejor se lo dijiste a tu madre, a algunos amigos cercanos. A lo mejor lo gritaste al mundo. A lo mejor te permitiste a ti misma decorar la habitación de tu hijo, comprar la sillita para el coche. A lo mejor compraste una mantita suave, sólamente esa mantita, la que acercabas a tu mejilla cada noche.
Sé cómo son las visitas a tu casa. Sé lo que es tener los nudillos agrietados y sangrantes de limpiar cada centímetro de tu casa la noche antes. Sé lo que es que se te queme el bizcocho y el intentar arreglarte bien antes de que la trabajadora social llame a tu puerta.

Y sé lo que son los informes de seguimiento, cuando no has dormido en tres semanas porque tu niño ha tenido un cólico. Y sé lo que es esforzarse al máximo para mostrar que lo tienes todo bajo control, incluso cuando has tenido que volver al trabajo a jornada completa, a veces incluso sin tener la baja maternal, volver sin la familia, con las cacerolas, sin las pancartas de bienvenidos a casa.

Y te he visto en países extranjeros, tierras extrañas, alojándote en hoteles sucios, tomandote semanas libres del trabajo, luchando para comprender lo que te decían y lo que no. Luchando para ofrecer todo tu amor a un pequeño que está asustado. Esperar, desear, saludar, amar, volar, adaptarse, volver a casa.

Te he visto en el hospital donde nacía un niño, intentando pensar si te corresponde estar en ese escenario. He visto tu cara cuando escuchas a la enfermera susurrar al oído de la madre biológica que 'no tienes que pasar por esto'. Te he visto intentar mostrarle con todas tus ganas a la madre biológica todo tu respeto y tu paciencia y tu comprensión en esos momentos -mientras te muerdes el labio y cierras los ojos, sin saber si ella va a cambiar de idea, is todo esto ha sido un sueño que puede acabar abruptamente en un entorno esterilizado. Sin saber si es tu momento. Sin saber apenas nada.
Te he visto mirar a los ojos de un niño pensando si realmente será tu hijo, preguntándote si podrás calmar tu mente y tu buen sentido para darte a él completamente.

Y luego, tener al niño en tus brazos, en casa, esa primera noche. Sus deditos agarrando los tuyos. Su calido latido al ritmo de tu corazón.

Conozco esa dicha. Esa perfecta, contenida y esperanzadora dicha.

También sé qué sentiste el día de la adopción. Los nervios por la mañana, el juzgado, el protocolo, el alivio, la alegría. El dejar escapar el aliento que puede que no supieras que llevabas conteniendo desde hace meses. Meses.

Te he visto cuando ves a los padres biológicos y a los abuelos biológicos durante semanas o años a lo largo del camino. Te he visto cuando compartes a tu hijo con extraños que tienen su nariz, su sonrisa... gente que le quiere porque es uno de ellos. Te he visto abrazarle por las noches después de esas visitas, cuando está agitado y confundido, cuando lo único que quiere es su peluche y reposar la cabeza en tu hombro.

Te he visto preocuparte cuando tu hijo trae a casa los deberes que tratan sobre el árbol genealógico. O cuando le piden que traiga fotos de su padre para que la clase pueda comparar los rasgos que se heredan, como los ojos azules o las barbillas cuadradas. Sé que te preocupas porque tú puedes protejer a tu hijo de muchas cosas, pero no le puedes protejer de que sea diferente en un mundo que celebra los parecidos con tanta intensidad.

Te he visto en la consulta del médico, rellenando historiales médicos, dejando espacios en blanco, poniendo signos de interrogación, esperando que esos espacios en blanco no se conviertan en grandes problemas con el tiempo.
Te he visto responder a todas las preguntas difíciles, las preguntas que tienen que ver con el por qué, y con el amor, y con cuánto, y dónde, y quién, y ¿por qué mamá? ¿Por qué?

Te he visto preguntarte cómo reaccionarás la primera vez que escuches el tan temido "Tú no eres mi madre de verdad." Y te he visto sonreír suavemente ante tal afirmación, estar tranquila y mostrar tu amor, hasta que te encierras en el baño y escondes tu llanto con el ruido de la ducha.

Te he visto cómo te revuelves cuando alguien te dice que tu hijo tiene suerte de tenerte. Porque tú sabes con toda tu alma que es justamente al revés.

Pero sobre todo, quiero que sepas que te he visto mirar a los ojos de tu hijo. Y sé que aunque nunca verás un reflejo de tus propios ojos en los suyos, ves algo que es igual de poderoso: el reflejo de tu amor absoluto e incondicional por esa personita que creció en medio de tus lágrimas y de tu risa, y que si lo separaran de ti, sería como si te perdieras a ti misma.


Leyenda china

Leyenda china
Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias. El hilo puede tensarse o enredarse, pero nunca podrá romperse.
Comment Form is loading comments...

Kandi: la perrita de Daniel Xiao

Casa del libro

Frase del día

Seguidores

FEEDJIT Live Traffic Feed

Free Ladybug MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com
 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.